Tercera edición de la Carrera De la Tierra al Espacio

CARRERA VA SUMANDO CADA AÑO MÁS ATLETAS

386 nuevos “astronautas” ayudaron a Asociación liberiana

Científico costarricense fiel a su estilo compartió con todos los presentes e invitó a tomar más opciones por la vida saludable y la conservación de la naturaleza

CHRISTIAN CAMPOS
Radio Pampa.

LIBERIA, GUANACASTE. Un arquitecto liberiano que trabaja en la Municiapalidad de Santo Domingo de Heredia y una maestra de primaria orotinense que trabaja en una escuela en Hatillo, levantaron cada uno sus brazos al llegar de primeros, cada uno en su etapa an la carrera de la Tierra al Espacio, que organiza la Asociación de Apoyo Comunal Liberiana, que recibe el principal motor de estímulo del astronauta Franklin Chang Díaz.

La competencia que vivió su tercera edición, fue ganada por Simón Bolaños y Natalia Jiménez con tiempos de 42:09 y 47:02 respectivamente. En la categoría juvenil, el primer lugar se lo dejó el liberiano David Marcial Núñez Díaz con un tiempo de 51:05.

La alta temperatura que reinó en las instalaciones de la Finca “La Flor” donde se ubica la Universidad de la Earth y el Laboratorio Ad Astra Roket donde se contruye en motor de plasma del científico Chang, registró una variable de 34 grados centígrados, por lo que los 386 atletas que se incribieron tuvieron una muy difícil tarea.

La carrera inicó a las 2:15 de la tarde desepués que el astronauta costarricense, les diera unas palabras de motivación a todos los atletas. Acto seguido sonó una pitoreta y todos a correr por en medio de una finca cargada de color verde en medio de una sabana guanacasteca.

Lauern Molina, atleta especial, fue el dedicado de honor que la Asocición de Apoyo Comunal Liberiana citó y con gusto aceptó. “ES un honor ser invitado especial y correr la carrera aunque no de manera oficial, sino de una manera recreativa” dijo el atleta que vive en VIlla speranza de Pavas y siempre se acompañado por su esposa Marlen Montero y su hija Amana.

Uno de los que se “echó al agua” en la competencia es el científico josefino Juan del Valle, compañero de Chang en el laboratorio de Liberia y quien tendrá una misión especial junto a Joreg Oguilve de ir a probar los alcances de sus trabajos en espacio sin gravedad.

“Son retos que se toman con responsabilidad, aunque nunca he corrido igual hay que prepararse a conciencia” dijo del Valle. Oguilve por su lado, estaba rabajando como las “hormigas” en toda la organización de la carrera.

Esta vez fueron más atletas que se inscribieron en la carrera de 10  kilómetros y se espera que para la cuarta edición como lo adelantó el propio Chang, se tomane varias distancias para hacer más participativa la competencia. “Queremos hacer una carrera con distancia de 5 kilómetros, otra para los que gusten correr 10, pero para aquellos que les gusten las medias maratones, pues que se den gusto. El entorno acá es muy bello y esto se puede aprovechar” explicó Chang.

Su esposa, la médico Peggy Chang, con quien lleva 26 años de matrimonio, manifestó que cuando ella y don Franklin están en Liberia, todas las mañanas corren y caminan 8 kilóemtros por entre la finca. “Nos gusta mucho. Siempre caminamos 4 kilómetros de ida y 4 de vuelta cuando él trabaja acá” dijo.

Para Chang, la competencia es una manera de compartir con la gente, ya que él es el último atleta que sale de la meta de salida, a veces trota, a veces camina junto a los otros competidores y si alguein le pide una fotografía en media carrera él accede sin ningún problema.

La actividad es  parte de los fondos que busca recaudar la organización del Bario El Capulín para la construcción de una calle modelo en ese barrio, que se espera sea el ejemplo de las calles en Liberia, en Guanacaste y el resto del país.