En Guanacaste ya no se come gallina

 

Erasmo Chavarría.
Radio Pampa.

Haciendo alusión a la tradicional comida de la gallina rellena, henchida o achotada, porque los guanacastecos no tienes miedo a manifestarse.

El Comité Cívico (COCIGUA), se manifestó este pasado 25 de julio en la ciudad precolombina de Nicoya,  llegaron de diferentes partes de la provincia en bicicletas, caballos, motos, automóviles, buses, entrando a la ciudad pacíficamente. Se hicieron también presentes habitantes de la península Cóbano, Lepanto, Paquera y sus islas, para manifestar su deseo de pertenecer a la provincia guanacasteca.

Fuertemente custodiados por la Fuerza Pública, los manifestantes caminaron por la avenida de la Anexión. Muchos de los manifestantes declararon su deseos de contar diariamente con tantos efectivos en sus comunidades, que ayuden a reducir  la delincuencia común, y no sólo sirvan para custodiar a uno manifestantes que se portaron con un grandes ciudadanos, en forma ordenada y pacífica, donde no hubo desórdenes ni violencia. Los únicos bloqueos fueron los de la Policía. Acompañando a los manifestantes  pudimos observar al ex diputado José Merino del Río y su sobrino José María Villalta, del Frente Amplio.

“Estamos apoyando este frente sindicalista y lo que más nos preocupa es que prometen y no cumplen. Ellos piensan más en comer gallina que en las necesidades de los vecinos de todos los cantones de la provincia”, nos  comentaron.

Eduardo Alfaro vocero del COCIGUA nos manifestó. “Ganamos, la señora presidenta ya sabe de nosotros y se comprometió a sentarse a dialogar”

Al finalizar el consejo, conversamos con el Padre Ronald Vargas, que nos digo… “Concluimos una marcha más en el currículum del movimiento social guanacasteco, una de las tantas acciones con que el COSIGUA espera seguir uniendo a los disconformes, burlados, excluidos, maltratados y desechados por el actual modelo neoliberal impuesto por los gobernantes de turno a petición del capital internacional”.

Encerrados con aire acondicionado en el segundo piso de la Cooperativa del Magisterio de Nicoya, por primera vez desde hace sinnúmero de años, la presidenta y su Comitiva sesionó a espaldas del pueblo guanacasteco.

Pueblo guanacasteco que en ningún momento hizo desplantes de violencia para que justificara la cantidad de efectivos policiales y retenes como el hecho de sesionar privadamente, antes bien  le demostró a su presidenta en la explanada frente a la  Antigua Iglesia de San Blas  su respeto y cariño, pero también su determinación de luchar por sus derechos y necesidades.

Aguantando el calor abrazador, con pancartas que expresaban sus pedidos,  el pueblo guanacasteco oyó  y aplaudió los discursos  políticos  de representantes gubernamentales  y de la Señora Presidenta. Leyendo las pancartas Doña Laura les endilgó  a los señores diputados guanacastecos la resolución de esos pedidos y  de esa manera se lavo las manos.

Avisados quedamos todos los guanacastecos: a nuestros problemas les debemos buscar solución nosotros mismos.