“LA CONTADERA DE DIAS: UNA TRADICIÓN ANCESTRAL NICOYANA”

Una de las ceremonias importantes dentro de la festividad de la Cofradía de Nuestra Señorita de Guadalupe en Nicoya, la constituye la “Contadera de Días”.

Se realiza el día 1º de noviembre, en la misma en la casa de la Cofradía que para el pueblo nicoyano es la “Casa de la Virgen”, con la anuencia de quienes tienen algún cargo dentro de las celebraciones: Mayordomos, Nacumes, Prioste Mayor, Priostes Segundo, Tercero, Cuarto y Quinto, Patrón de Alborada, Patrón de Vísperas, Patrón de Doce, Patrón de Vestir la Virgen, Patrón de la pasada de la Virgen a la Cofradía, Patrón de Salve, Patrón de pasada de la Virgen a la Iglesia, Patrón de Alba, Patrón de Tercia, Diputados, Jarreras, Cocineras, Encargados de vestir la Virgen, Mantenedores, Escribanos, Comisarios, Alguaciles, pueblo devoto y todo aquel que quiera participar de la ceremonia.

A las ocho de la mañana se dan citan todos los mencionados, para iniciar la contadera de días justo después de tomar café con rosquillas, chicheme o tiste, el Mayordomo solicita a los presentes tomar asiento, para que el Nacume proceda a iniciar la cuenta de los días que faltan para “el celebro” de Nuestra Señorita de Guadalupe, no sin antes haber escuchado el son de las ocarinas y las cajas que caracteriza la danza de la Yegüita.

En los últimos años, el encargado de contar los días, no ha sido el Nacume, sino el señor Santos Vargas, quien con mucha solemnidad inicia la ceremonia diciendo: “Señores, como ha sido costumbre del pueblo indígena, vamos a proceder a contar los días que faltan para la celebración de la fiesta de Nuestra Señorita La Virgen de Guadalupe”. De inmediato, toma una mazorca de maíz de la que va arrancando un grano para cada uno de los treinta días del mes de noviembre, mismos que va apartando; seguidamente arranca doce granos que simbolizan los doce primeros días del mes de diciembre para explicar a los presentes que “faltan treinta y doce días para el celebro”.

Acto seguido, toma los treinta granos del mes de noviembre y uno a uno les da el nombre de los días de la semana, según el que haya caído 1º de noviembre para completar dos semanas, de esa forma se llega a conocer la fecha del segundo sábado que en el que corresponderá a realizar “la pica e´leña”.

Después de la ceremonia de la cuenta de los días, se continúa con el nombramiento de los empleados que faltaban, a saber: Encargados de vestir la Yegüita, Encargados de Vestir la Muñeca, Cargadores de la Yegüita, Capitán, Cajeros, Piteros, jarreras, cocineras, nizquezadoras y ayudantes de cocina.

Las personas que habían sido nombradas en la elección del 12 de diciembre anterior, si están presentes, se dan por notificadas y a las que están ausentes se les envía un grano de maíz con el correspondiente saludo: “Ave María Purísima, aquí le traiga de parte de la Virgen de Guadalupe” para recordarles el compromiso con la Cofradía de Nuestra Señorita de Guadalupe y que debe presentarse a la casa de la Cofradía a más tardar el día 9 de diciembre.

Tomado del Fb de Marta Arauz Mora