Oraciones para hacer en familia, junto a la Corona de Adviento

Primera Semana

Enciende y mueve tu poder, Oh, Señor, y ven para que gracias a tu protección podamos ser rescatados de los peligros que nos acechan por el pecado; y para que seas el Redentor que nos salve: él que vive y reina con Dios Padre en unidad con el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Segunda Semana

Enciende y mueve nuestros corazones, Oh, Señor, para preparar el camino de tu Hijo Único: para que seamos dignos de servirle con nuestros corazones purificados con Su venida: él que vive y reina con Dios Padre en unidad con el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Tercera Semana

Te rogamos que escuches nuestras oraciones, Oh, Señor, y por la Gracia de Su venida ilumina nuestras mentes oscurecidas: Tú, quien vive y reina con Dios Padre en unidad con el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

En este Tercer Domingo de Adviento, Domingo de Júbilo, la Iglesia no puede seguir conteniendo la esperanza gozosa por la venida del Salvador. Encendemos la vela de color rosa y estamos felices porque nuestra redención ya está muy cerca. “Gaudete” es una palabra en Latín que se refiere a la Antífona que comienza diciendo: “Gaudete in Domino simper: iterum dico, Gaudete” [Regocíjate siempre en el Señor, te repito, Regocíjate]. En este día, el sacerdote usa vestimentas de color rosa y se puede adornar la iglesia con flores.

Cuarta Semana

Derrama sobre nosotros Tu poder, Oh, Señor, y ven: a través de ese gran poder, ayúdanos para que con Tu Gracia y Bondad misericordiosa podamos recibir rápidamente la salvación que necesitamos pero que nuestros pecados nos impiden obtener: quien vive y reina contigo en unidad con el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Bendición para Antes de Comer

En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén. Bendícenos, oh, Señor, y también bendice estos dones que recibimos por Tu generosidad. A través de Cristo, Nuestro Señor. Amén.

Bendición para Después de Comer

Te damos gracias, Dios Todopoderoso, por todas Tus bendiciones: Él que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén

Que el Señor nos dé Su paz.

Y la Vida Eterna. Amén.

Y que por la misericordia de Dios, las almas de los que ya han partido de este mundo descansen en paz. En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

F.wf-f.org