CASA PRESIDENCIAL EXIGE ELEGIR A BENEFICIARIOS DE LAS CASAS DEL PROGRAMA “UN TECHO PARA MI PAÍS”

Los extorsiona con la exoneración de impuestos
“Esto es un descaro y una vergüenza”, afirma el diputado Villalta.

Setenta familias que viven en condición de pobreza extrema en Golfito, Liberia, Matina, Cariari y La Carpio, así como 500 personas voluntarias que se encargarían de construirles  casas en el contexto del programa de bien social “Un techo para mi país”, se encuentran a la espera de que Casa Presidencial les otorgue una vez más la exoneración del pago de impuestos por los materiales a utilizar.

Sin embargo, el despacho de Apoyo Social de Casa Presidencial condiciona la exoneración a que la elección de los hogares beneficiarios sea hecha por esa entidad y no por “Un techo para mi país”. Así lo denunció el diputado del Frente Amplio, José María Villalta, quien calificó de “un descaro y una vergüenza” el condicionamiento impuesto por Casa Presidencial.

Desde el año 2008, esta entidad pública ha exonerado la madera que importa “Un techo para mi país” para la construcción de Viviendas de Emergencia lo cual ha permitido a ese programa sin fines de lucro construir, desde el año 2006, 1.140 viviendas. Como una práctica de  transparencia, el programa rinde cuentas cada año mediante la presentación de un informe sobre las familias que se han visto beneficiadas con la entrega de esas casas.

En esta ocasión, la construcción de viviendas con las que se busca favorecer a 70 familias que viven en condición de pobreza extrema en La Mona, Golfito; Martina Bustos, Liberia; El Tecal, Matina; el Rótulo, en Cariari; y La Carpio, en La Uruca, está planificada para el 17 de diciembre del 2011, por lo cual el programa “Un techo para mi país” solicitó la exoneración a Casa Presidencial desde el 16 de noviembre pasado.

Sin embargo, a pesar de estar todo listo y coordinado: voluntariado, familias y logística, la madera se encuentra en el Almacén Fiscal desde hace más de dos semanas a la espera de la exoneración. Una vez liberada esa madera de la aduana, se utilizará  para prefabricar los pisos de las obras planeadas para el próximo sábado 17 de diciembre.

“A pesar de que “Un techo para mi país” ha cumplido con todos los requisitos dispuestos por Casa Presidencial, el día de hoy se le informó a este programa que les condicionan la exoneración de los impuestos de la madera a que sea Casa Presidencial quien asigne viviendas de emergencia, según los criterios del Despacho”, denunció el diputado José María Villalta.

“Esto es una barbaridad, un descaro y una vergüenza. Querer hacer clientelismo político, populismo, a manera de chantaje, a cambio de exonerar impuestos a un programa sin fines de lucro y de claro contenido social, ¿Para cometer más abusos como éstos quieren la reforma fiscal?”, agregó.

El parlamentario también dijo que la Presidenta Laura Chinchilla deberá aclarar lo que está ocurriendo. El despacho de Apoyo Social de la Casa Presidencial está a cargo de la señora Lidiette Brenes.

F: Frente Amplio