LA ATOLADA

Según Arauz, Carlos (1996), “Las cofradías son congregaciones o hermandades que forman devotos y promesanos con autorización competente para ejecutar obras de piedad”.

La Cofradía de Nuestra Señorita de Guadalupe en Nicoya, nació durante la Colonia y su objetivo es darle la logística requerida a todas las actividades que giran en torno a la festividad de Nuestra Señorita de Guadalupe.
Recuerdan “La contadera de días” y “La pica e´leña”, pues bien, esas actividades son preparatorias del “Gran celebro” que inicia desde el día 09 de diciembre.
El día 08 de diciembre, los devotos que trabajarán en la Cofradía durante esos días, quiebran el maíz pujagua (morado) crudo, en piedra de moler hasta afinarlo completamente. Con ese maíz se confeccionará “el atol” que será repartido el día 09, en la actividad conocida como “La Atolada”. La atolada sirve para recordar a los empleados y devotos el compromiso que tienen en la Cofradía, es usual el 09 de diciembre, ver a las mujeres saliendo de la casa de la Cofradía con “guacales con atol” y dirigirse a diversas casas de la ciudad de Nicoya, para recordarles su compromiso. Y así entre bombetas y música de marimba transcurre otro día del celebro de la Cofradía de Nuestra Señorita de Guadalupe.

F: Fb de Lic. Marta Arauz Mora