Terremoto de Nicoya era el esperado

El terremoto del 5 de setiembre de 2012 ocurrido debajo de la Península de Nicoya tuvo una magnitud y una ubicación  en el lugar previsto por los trabajos científicos publicados por el OVSICORI durante los últimos quince años. Lo anterior implica que el terremoto ocurrido corresponde al terremoto esperado en la región de Nicoya.

El procesamiento de los datos obtenidos por la red de control geodinámico de la Península de Nicoya, formado por GPS de altísima precisión, indica a los científicos del OVSICORI que el deslizamiento en la falla alcanzó 1.85 metros de aproximadamente 4 metros de deslizamiento potencial que existía bajo la Península. En el campo de la liberación de energía, el terremoto liberó menos del 50% de la energía acumulada.  Por lo tanto, el ciclo sísmico que termina con la descarga de toda la energía acumulada en la brecha sísmica, no ha concluido aún y debemos continuar dándole seguimiento a esta importante región de nuestro país.

De acuerdo a las declaraciones del Dr. Marino Protti, la energía sísmica que no ha sido liberada podría ser liberada por medio de tres mecanismos que no son incompatibles entre sí.  Uno de ellos es la liberación de energía por medio de réplicas, otra es la liberación de energía por medio del resbalamiento asísmico en la falla (sin producir sismos) y la tercera posibilidad sería la ocurrencia de uno o varios sismos de magnitud considerable, sin embargo, no tenemos suficientes conocimientos como para determinar si estos sismos en caso de presentarse,  pueden ocurrir pronto o dentro de muchos años.

La combinación de datos de las redes de control geodinámico  y sismográfica del OVSICORI-UNA en la Península de Nicoya permitirán tomarle el pulso al proceso de liberación de energía durante los próximos años para darle seguimiento a  la forma en que se liberará la energía sísmica debajo de la Península de Nicoya.

En el presente, funcionarios del OVSICORI-UNA realizan trabajo conjunto con científicos de varias universidades extranjeras en la Península de Nicoya para recoger información muy detallada sobre la deformación asociada al terremoto reciente.  Las mediciones de la deformación indican un levantamiento de unos 60 centímetros  en playa San Juanillo, unos 40 centímetros de levantamiento en las serranías cercanas a Juan Díaz y una subsidencia (disminución de la altura sobre el nivel del mar) de 5-10 cm. a lo largo del eje del río Tempisque.

Para los costarricenses que vivimos en un “país sísmico” es importante incorporar a nuestra cultura la prevención.  Es por esto que debemos tener a nivel de cada casa y empresa planes de respuesta ante los desastres y de preparación para enfrentar sismos, aunque se haya liberado recientemente una apreciable cantidad de energía.