Lecciones eléctrico-mercantiles de la visita Obama

Obama

La visita del Presidente Obama ha sido analizada como exitosa pero que a la vez nos deja con una agenda cruda. Yo deseo referirme a las lecciones que nos ha dejado en materia de nuestra realidad energética, eléctrica y mercantil.

1. Problemática Regional.

El Presidente Obama fue informado previamente, que la electricidad en la región ya cuesta el triple de lo que él paga en Washington DC. Es decir, 36 centavos de dólar por KWhora contra los 12 centavos en la capital norteamericana. En las zonas de servicio del ICE, los abonados residenciales pagan más de 37 centavos de dólar por KWhora, cuando el consumo excede a los 200 KWhora mensuales. También fue informado previamente que la región no ha podido hacer que despegue su mercado eléctrico, por la existencia de una extrema desconfianza mutua sobre las exportaciones de electricidad interregional. La pretensión de la región fue por lo tanto, solicitarle su ayuda para obtener precios preferenciales para el gas natural extraído y abundante en los USA, ojala que al precio de mercado cotizado por la referencia del “Henry Hub”, como se le escuchamos al Presidente Martinelli, haciendo gala de su íntimo conocimiento sobre el tema. La no presencia del Presidente Dominicano el día del foro podría ser atribuida a que en su país ya se utiliza el gas natural licuado importado como el combustible más importante de su matriz energética, y las de El Salvador, Honduras y Nicaragua, a que a falta de un compromiso en firme de Obama, prefirieron ratificar su incorporación a Petrocaribe. Lo anterior demuestra que no hay voluntad política para enfrentar la problemática como región unida.

2. Inolvidable e inteligente consejo.

La respuesta del Presidente Obama a la petición empresarial para obtener de los USA gas natural a precios preferenciales fue uno de los consejos al mejor estilo Kennediano que jamás podremos olvidar, no sólo por la inteligencia desplegada ante el previo conocimiento de nuestra problemática, sino por su absoluta sinceridad al respecto. Inicio su respuesta con la necesidad de superar las desconfianzas mutuas dejando de creer que nos robamos la energía, y enfatizando el proceso del mutuo gane-gane en la compra y venta de la electricidad entre países vecinos, luego puso de ejemplo al intercambio entre California y México, prosiguió con una adulación a Costa Rica por haber construido una matriz energética con el 90% de recursos renovables, algo que por el momento los USA no podría alcanzar sino hasta dentro de 20 o 30 años; luego fue claro y sincero al indicar que los USA no estará preparado para exportar el gas natural licuado sino hasta el año 2020 y que adicionalmente, no se ha tomado la decisión presidencial de autorizar dicha exportación de manera irrestricta, dado las presiones internas que enfrenta para evitar que con las exportaciones se incremente severamente el precio domestico del gas natural. En efecto, por el momento solamente hay dos puertos y dos empresas autorizadas para realizar esa exportación, New Orleáns, Baltimore, Cheniere y AES. Para concluir, con ese panorama explicado, es decir, que para el 2020, ya no estaría a cargo de la administración norteamericana, nos recomendó, en primera instancia, construir nuestro propio mercado eléctrico regional, para que con los excedentes que se produzcan se logren mejores precios, tal y como lo están viviendo en los USA con el gas natural, a mas hallazgos, mas pozos, mas producción y por ende menor precio; y que con la liberación de esos recursos, es decir con el ahorro por el actual alto costo energético por falta de un mercado regional, podamos invertirlos de manera más productiva en la educación temprana y tecnológica de nuestras futuras generaciones. Un consejo que fue inundado por aplausos, y el cual considero, será recordado para siempre, no solo por su inteligencia sintetizadora, sino como el más adecuado para resolver nuestra auto infligida problemática. De último minuto se nos informa que a su retorno, Obama ha dado señales de estar interesado en incrementar las exportaciones de gas natural futuras, aun a países sin tratado comercial vigente.

3. Manos a la obra.

Menos de media hora después de dejarnos con su consejo a lo Poncio Pilatos, lavándose las manos y sin compromiso alguno, Obama subía las escalinatas hacia su Air Force One, con la gracia deportiva que lo caracteriza, muy probablemente soñando con volver de vacaciones a partir del 2017, cuando haya terminado su mandato. ¿Será posible que para entonces, a su posible retorno, estaremos igual o peor en materia eléctrica que como nos dejo? ¿O la presencia de Johnny Araya y René Castro en ese foro sea presagio de que estén dispuestos a meter el gol, en vez de seguir pateando la bola hacia delante como lo hizo esta Administración? ¿Estaremos dispuestos a esperar hasta el 2020 para importar el gas natural de los USA, o podríamos comenzar la exploración en su búsqueda desde ya en suelo nacional? ¿Tomaremos en serio el consejo de Obama, o en cosa de varios días, con el calor de la campaña política, lo habremos olvidado? ¿Qué dirán los ambientalistas ante este panorama, preferirán la exploración por gas natural en algunas zonas costeras del país, o la alternativa propuesta por este gobierno para la búsqueda de geotermia en los parques nacionales? ¿Permitirá la prensa la amplia discusión de este tema, o hará las del Avestruz, discutiendo más la situación venezolana, la siria, la coreana, la ecuatoriana, la cubana, la europea, la religiosa, la del matrimonio gay, la de la protección de las tortugas, etc.? El tiempo apremia y todavía no hemos escuchado ninguna propuesta de solución de parte de alguno de los candidatos a la Presidencia de la República.

Master Ricardo Trujillo Molina

( rtrujillo@ieee.org)