Presidenta Chinchilla pide acuerdo a los partidos para reducir deuda política.

lauraLa presidenta de la República, Laura Chinchilla, instó a todas las fuerzas políticas a renunciar de manera voluntaria al 0.19 por ciento del PIB y acceder al 0.10 por ciento para esta campaña electoral debido a la fragilidad de la situación fiscal del país.

 En caso de que los diputados y las diputadas no sean capaces de llegar a un acuerdo y reformar por vía legislación el Código Electoral, pues lo invitaríamos a que haya una renuncia voluntaria por parte de los partidos políticos que fue lo que hicimos precisamente hace cuatro años”, señaló Chinchilla.

 Datos del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) revelan que esa reducción, hace cuatro años, significó un monto de ¢24.950 millones. Para esta contienda electoral se estima que el 0.19 por ciento del PIB equivale a ¢43.100 millones.

Para la mandataria esta es la mejor alternativa, ante la dificultad para acceder a un acuerdo político en la Asamblea Legislativa, pese a los esfuerzos del Gobierno como es el más ferviente promotor de una reforma al Código Electoral para poder en definitiva reducir la deuda política.

 A la expectativa de acuerdos políticos, el Gobierno está preparado para enviar un presupuesto menor al Congreso.  “Ojalá sea lo más bajo posible, que exista la consideración en torno a la situación fiscal y que contemos con  una deuda política reducida en este periodo electoral”, destacó la presidenta Chinchilla.

Reforma al reglamento legislativo es clave

 

El tema del reglamento de la Asamblea Legislativa también fue abordado por la presidenta, Laura Chinchilla, en la conferencia de prensa del Consejo de Gobierno, en donde reiteró el compromiso de esta administración de apoyar todos los esfuerzos políticos para los cambios que se requieren.

 “El gran tema de la próxima campaña electoral no es tanto qué es lo que piensa hacer cada candidato frente a cada uno de los problemas concretos que tiene el país, sino el cómo va a garantizarse que esos “qués” los pueda concretar”, resaltó Chinchilla, al insistir en la urgencia de avanzar hacia las reformas en temas sensibles como el crecimiento económico y el combate contra la pobreza.

 Para impulsar los cambios el Gobierno estaría de acuerdo en apoyar la aprobación de un transitorio para que las reformas se ejecuten después de mayo del 2014. “Como les digo; a nadie va a beneficiar más que al próximo presidente de este país, el que ese debate se abra, se asuma con intensidad y el que pueda llegar a buen puerto”, destacó la presidenta Laura Chinchilla.