PROGRAMA DE CUARESMA 2014 PARROQUIA INMACULADA LIBERIA, GUANACASTE

aassadasadasdasd

 

Lunes 10 de marzo:

06:00 pm  Celebramos “Los Siete Lunes” en el Templo.

07:00 pm Ejercicio de “Los Siete Lunes” en la ermita  de La Agonía.

Segunda Palabra:

“Hoy estarás conmigo en el Paraíso” (Lc 23, 43)

Viernes 14 de marzo:

05:00 pm Rezo del Vía Crucis en las Comunidades de:  Cerros Sector Bomberos, iniciando en el AyA hacia el templo. / La Arena, iniciando frente a la casa de la Sra. Sofía   Vargas. / El Peloncito, iniciando en la ermita.

Lunes  17 de marzo:

06:00 pm  Celebramos “Los Siete Lunes” en el Templo.

07:00 pm Ejercicio de “Los Siete Lunes” en la ermita de La Agonía.

Tercera Palabra: “He ahí a tu hijo: he ahí a tu Madre” (Jn 19, 26)

Viernes 21 de marzo:

05:00 pm Rezo del “Vía Crucis” en las Comunidades de: Los Ángeles, iniciando en la ermita hacia el templo. / Pueblo Nuevo, iniciando frente a la casa           de la sra. Oky Calderón./ San Miguel, iniciando en el cruce del puente de La Victoria hacia la ermita de Sn Miguel

Lunes 24 de marzo:

06:00 pm  Celebramos “Los Siete Lunes” en el Templo.

07:00 pm Ejercicio de “Los Siete Lunes” en la ermita de La Agonía.

Cuarta Palabra:”Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”

Viernes 28 de marzo:

05:00 pm Rezo del “Vía Crucis” en las Comunidades de: La Agonía, iniciando en la ermita hacia el templo. / Santa Lucía, iniciando frente la casa de la sra. Vicky Cruz Vega. / Felipe Pérez, iniciando en la entrada del Colegio.

Lunes 31 de marzo:

06:00 pm  Celebramos “Los Siete Lunes” en el Templo.

07:00 pm Ejercicio de “Los Siete Lunes” en la ermita de La Agonía.

Quinta Palabra: “Tengo sed” (Jn 19, 28)

Miércoles 02 de abril:

04:00 pm ACTO PENITENCIAL PARROQUIAL en el templo.  (CONFESIONES) (Estarán  más de quince sacerdotes para confesar.)

Viernes  04 de abril:

05:00 pm Rezo del “Vía Crucis” en las Comunidades de: Moracia, iniciando frente al Estadio Municipal. / Tres Marías, iniciando en la Parada Municipal.

Lunes 07 de abril:

06:00 pm  Celebramos “Los Siete Lunes” en el Templo.

07:00 pm Ejercicio de “Los Siete Lunes” en la ermita de La Agonía.

Sexta Palabra: “Todo está consumado” (Jn 19,30)

Viernes 11 de abril:

06:00 pm ACTO PENITENCIAL PARROQUIAL en el templo.  (CONFESIONES)   (Estarán más de quince sacerdotes para confesar.)

El ejercicio de los siete lunes.

Al meditar sobre las siete palabras de Cristo en la Cruz nos recuerda un hecho fundamental: para el cristianismo vivir es repetir la escena del Calvario, es estar crucificado. No se es plenamente humano sino se sufre. Pero el reconocimiento de este hecho se hace desesperación, se hace blasfemia, si no comprendemos que nuestro dolor es participación de los sufrimientos de Cristo. Estamos “Crucificados” con El.

La devoción al Señor de las Misericordias no puede quedarse en una resignada tristeza ante el dolor. Ella nos descubre las posibilidades de alegría que hay en el sufrimiento. Porque la muerte de Cristo desemboca en la alegría pascual de la Resurrección. Esta luz de optimismo que se desprende de la resurrección de Cristo debe iluminar nuestra devoción, y sacar de ahí una profunda esperanza para no desesperar y poner desde nuestro punto de vista humano toda la mayor buena voluntad para superar las situaciones difíciles  que nos hacen sufrir. El Señor de las Misericordias, estamos seguros, oirá nuestras súplicas,  concederá la gracia que le pedimos, pero quiere también nuestra colaboración. La Paz del corazón es el gran milagro que obrará en nuestro interior, y el mejor obsequio de nuestra parte, es una actitud cristiana de perdón , de caridad y amor, evitando rencores y resentimientos que amarguen más nuestra vida. Debemos procurar, además aceptar serena y totalmente la voluntad de Dios, que realiza en nuestra existencia su plan salvífico de amor.

La consideración del misterio de Cristo Crucificado, en este ejercicio de los Siete Lunes, debe llevarnos a un encuentro más efectivo con Jesús através de los Sacramentos. Es natural, por lo tanto, y así lo practica la mayoría de sus devotos, acompañar esta devoción con la asistencia al Santo Sacrificio de la Misa,  y espontáneamente acercarse a la Confesión y comunión eucarística para una   unión más total con el Señor de las Misericordias.