En Peñas Blancas Fuerza Pública decomisa pólvora.

Peñas Blancas, La Cruz, Guanacaste.

Oficiales fronterizos evitaron que 1.888 unidades de pólvora, en su mayoría explosiva, pusieran en riesgo la vida de los pasajeros de un autobús.

La acción policial se registró en Peñas Blancas, cantón de La Cruz, Guanacaste, donde las autoridades revisaron un autobús procedente de ese punto fronterizo, el cual se dirigía a San José, a bordo del cual viajaba un nicaragüense de apellido Hernández.

El sujeto llevaba entre su equipaje la citada cantidad de pólvora, por lo que le fue decomisada y puesto a la orden de la fiscalía de Liberia junto con la ilegal mercancía.

La Ley de Armas y Explosivos castiga con penas de tres a siete años de prisión la venta de pólvora a menores o a personas con alguna discapacidad, además de que impone esa misma pena a quienes adquieran, comercien, transporten, almacenen y vendan artículos explosivos sin el respectivo permiso.

Asimismo, las personas que fabriquen o introduzcan al país ilegalmente estos artículos también serán castigados con penas de hasta seis años de cárcel.

Artículos permitidos

Los artículos pirotécnicos permitidos por el Ministerio de Salud y el Departamento de Armas y Explosivos del Ministerio de Seguridad son los que producen un efecto de luz blanca o de colores y no son explosivos.

Artículos no permitidos

Toda la pólvora explosiva está prohibida por la citada ley y no debe ser vendida a nadie, mucho menos a menores de edad, y de no cumplir con lo establecido, el local perderá los permisos de venta de pólvora permitida y se le aplicará una infracción.

Los artículos prohibidos son todos aquellos en que haya explosión total del artículo, tales como bombetas de cualquier tamaño, cohetes explosivos, morteros, tronadores, “espanta suegras”, baterías de misiles y cebollinos.

Tome en cuenta los siguientes consejos para prevenir accidentes con pólvora en niños:

Toda la pólvora es potencialmente peligrosa, esto debido a que existe el mito de que hay pólvora inofensiva como las bengalas, lo cual es absolutamente falso, pues aunque no explotan, sí pueden producir graves quemaduras.

Los niños no deben manipular ningún tipo de artículo elaborado con pólvora.

Si su niño insiste en que desea utilizar pólvora, no se lo permita y explíquele el daño que podría sufrir.

Si insiste en utilizar pólvora, entonces debe ser un adulto responsable el que lo haga, manteniendo a una distancia prudente de los niños y explicándoles el riesgo de manipular pólvora.

No se debe quemar brillo para pisos, da los mismos efectos visuales de la pólvora, pero también ocasiona dolorosas quemaduras.