Nicoya se prepara para celebrar a La Lupita.

Baile de lla yegüita.

Baile de lla yegüita.

Una festividad de 470 años enmarca el cantón nicoyano al llegar los últimos meses del año, se inicia con la contaderas de días, para después darle campo a la pica’e leña y de esta manera se llega al gran celebro el 12 de Diciembre, día de la Virgen de Guadalupe.

Este año se celebran  100 años de la incorporación de “la muñeca” a la danza indígena de la Yeguita.

La leyenda narra que “para un 12 de diciembre después de la misa de la Virgen de Guadalupe, mientras un grupo de devotos regresaban a sus ranchos en las cercanías de la punta del cerro Las Cruce, en Nicoya, de repente unos hermanos muy pasados de tragos tuvieron un disgusto y empezaron a pelearse sacando sus afilados machetes. Ante aquella inminente tragedia los devotos presentes comenzaron a invocar a la virgen de Guadalupe, suplicándole que por favor detuviera esa sangrienta lucha y que no muriera ninguno de los hermanos.

De pronto apareció una yegüita que a patadas y mordiscos separó a los contendientes y los hizo desistir de su pleito y su locura. Mientras los devotos caían de rodillas y no cesaban de agradecer aquel milagro de la virgencita, la yegüita así como llegó desapareció entre los tacotales y los matarrolales cercanos”.

En la danza de la yegüita  se observa como dos hombres bailan, uno representando al animal y otro lleva una muñeca en sus manos, acá compartimos una pequeña reseña de lo que es la muñeca y sobre su incorporación en 1914 por el Pbro Jose M. Velazco.

La Muñeca, es portada por el otro danzante, la que representa a una india que “llama” con sus movimientos a la Yegüita durante el baile. Es una pequeña estructura de madera con tez negra y articulaciones móviles por medio de una cuerda y una varita que la sostiene.

La danza se ejecuta con tambores y pitos que pueden ser ocarinas o flautas dulces. Y tiene tres toques: la entrada, la carrera y la enzartada. Este último ya no se realiza en la actualidad.

En el año de 1914, la Danza de la Yegüita tuvo una modificación, ya que la costumbre de arreglar los problemas por medio de las peleas, fue abolida por el señor cura párroco de entonces, el padre José Maria Velazco. En sustitución, se introdujo la figura de la “Niña” o la “Muñeca”, que es una estructura de madera que simboliza una india morena de las que imploraban el favor de la Virgen cuando apareció la Yegüita.” (Aráuz, Carlos. (2003) La cofradía de Nuestra Señorita La Virgen de Guadalupe. Editorial Nuevo Paradigma.)