Preocupación en el INAMU por femicidio de mujeres jóvenes.

violencia doméstica
22 de enero, San José . Wendy Ojeda Pastrana de 15 años, Raquel Arauz Cordero de 18 años y Yinnette Salas Molina de 19 años. Ellas son tres mujeres jóvenes que dejaron un bebé, una familia y sueños por cumplir. Tres víctimas de femicidio en menos de un mes.
“La muerte de estas jóvenes se ha querido vincular con el tema de celos, sin embargo, es importante aclarar que los celos no son una razón o excusa para cometer estos horribles crímenes, sino que son producto de las relaciones abusivas de poder”.
“La causa de estas muertes está en un sistema patriarcal en el cual algunos hombres creen que pueden tener un poder excesivo sobre las mujeres y pueden controlar sus vidas, hasta el extremo de acabar con ellas”, manifestó la Ministra.
Preocupa otro factor relacionado con estos lamentables hechos, el de los embarazos en adolescentes, frecuentemente con hombres adultos que a razón de su experiencia y poderes manipulan y controlan. Esto quiere decir que desde un principio hay una forma de violencia que luego se seguirá reproduciendo.
La Titular explicó que cuando hay un hijo o hija de por medio, es más difícil para una mujer poner límites a este tipo de relaciones.
“Una de las chicas que murió era madre de un bebé de un año, es decir, ella quedó embarazada a los 16 años, y eso nos da otra lectura adicional. ¿Cómo las muchachas en esas condiciones pierden, o se les hace más difícil, la capacidad de negociación, de tener una relación mucho más igualitaria, de salir adelante y frenar esta violencia?”, mencionó Mora.
Para la jerarca son elementos que se conjugan y siguen exacerbando todas las formas de discriminación que sufren las mujeres y que las llevan incluso hasta a perder la vida.
Finalmente, se hace un llamado a que las mujeres víctimas de violencia doméstica que aprendan a ver señales de riesgo que pongan en peligro su integridad y acudan a los Juzgados a solicitar las medidas cautelares, pues son una forma de proteger su vida.
Las medidas de protección le salvan la vida a más de 45 000 mujeres al año.

¿Cómo se solicitan las Medidas de Protección?

Paso 1:

Asista personalmente al Juzgado Especializado de Violencia Doméstica (si no hay acuda al Jugado de Familia o al Juzgado Contravencional y de Menos Cuantía) y solicite las Medidas de Protección.

Si vive en San José puede recurrir a la Delegación de la Mujer del INAMU.

También puede recurrir a las Oficinas de la Mujer en las Municipalidades para solicitar información al respecto.

Paso 2:

El juzgado consulta el Registro de Ofensores y dicta una resolución en la que ordena las Medidas de Protección.

Paso 3:

Los jueces remiten a la persona agredida al Departamento Médico Legal del OIJ para hacerle un examen médico físico o psicológico. Este examen lo solicita la persona agredida si lo considera necesario como prueba. También puede pedir en Clínicas y Hospitales de la Caja del Seguro Social un certificado donde conste que la persona llegó golpeada o herida.

Paso 4:

La persona ofensora es notificada sobre las Medidas de Protección ordenadas y puede solicitar la realización de una audiencia para presentar pruebas. Tiene cinco días para hacer la solicitud.

Paso 5:

Si el supuesto ofensor solicitó la audiencia, el Juzgado fija un día y hora para realizarla.

Esta comparecencia no tiene como fin que se arreglen los problemas con su pareja. Si el Juez/a hace esto debe denunciarlo inmediatamente en la Inspección Judicial o en la Delegación de la Mujer. El objetivo de la audiencia es que ambas partes presenten las pruebas (testigos, dictámenes médicos, psicológicos, fotografías, etc.).

Paso 6:

Si se dio la audiencia, el Juez define mediante una resolución si confirma o quita las medidas, las cuales, si se aplican, tiene duración de un año.

Paso 7:

El Poder Judicial ingresará en un Registro el nombre de la persona ofensora.