Siete de las playas más visitadas del país serán vigiladas por Cruz Roja Costarricense.