Actualmente más de dos mil migrantes se encuentran varados en suelo nacional a la espera de poder traspasar suelo nicaragüense.