Grasa desechada en restaurantes genera energía en la Península de Nicoya.