317 hectáreas de áreas protegidas se han quemado en lo que va del año