No sólo en la longevidad de los años está el orgullo guanacasteco