Después de Nate: basura y la Municipalidad de Carrillo