“Documentos tardíos” dejaron fuera a adultos mayores del presupuesto de cultura